La cantante Shania Twain podría presumir estos días del renacer artístico que ha venido protagonizado a lo largo de las últimas semanas tras varios años alejada de la primera línea de la industria musical, pero en lugar de eso, la canadiense ha preferido sincerarse abiertamente sobre la espina que todavía tiene clavada en relación con su faceta maternal, afirmando que le hubiera gustado darle algún que otro hermano a su hijo Eja (16), fruto de su extinto matrimonio con Robert Lange.”Me encanta ser madre, esa es la verdad, y ahora me arrepiento de no haber tenido más hijos.

Con 52 años que tengo, no creo que vaya a ser madre de nuevo. Probablemente no sea capaz, así que de momento he decidido que me voy a quedar como estoy”, ha confesado la artista a su paso por el programa de la televisión británica ‘Lorraine’.Aunque no se ha pronunciado sobre el negativo efecto que, en ese sentido, habría jugado el frenético ritmo de trabajo y el sinfín de viajes que se desprenden de su longeva carrera en el mundo del espectáculo, la artista que supo fusionar country y pop-rock a la perfección sí que ha admitido que, a diferencia de en décadas pasadas, ahora le dedica mucho más tiempo a sus seres queridos para compensarles de alguna forma por las largas temporadas que pasa fuera.

“Cada día valoro más aquellos momentos de los que disfruto en la intimidad de mi casa, adoro ejercer de ama de casa. Me lo paso genial cocinando, preparando el almuerzo de los niños y haciendo tortitas los sábados por la mañanas, todas esas cosas que te hacen sentir más unida a tu familia”, expresó en la misma conversación, antes de revelar que la relación tan estrecha que mantiene con su hijastra le ha servido, hasta cierto punto, para olvidarse de la idea de tener más hijos.”No solo tengo un hijo, también tengo una hijastra a la que quiero como si fuera mía”, ha asegurado sobre la dinámica familiar que preside su matrimonio actual con Frederic Thiebaud. “Es verdad que me hubiera gustado tener más hijos, pero a día de hoy no podría ser más feliz”.

Deja un comentario