Resumen del noveno Lollapalooza Chile 2019

Este fin de semana los ojos de los amantes de la diversión y la música se centraron en una cosa: la nueva versión de Lollapalooza en nuestro país. La jornada fue una explosión de sonidos que reunió a bandas de todos los estilos en ocho escenarios divididos en diferentes puntos del Parque O’higgins.

Lolla dejó de ser solo rock y electrónica. Este año, con la presencia de Paloma Mami, Juanes, Post Malone y Américo, por nombrar algunos, enriqueció la experiencia a otro nivel, donde cada espectador vive su propio festival.

Primera Jornada:

Fue un Lolla diferente. En tres días se vivieron evidentes cambios de clima. El puntapié inicial lo dio Frank’s White Canvas, el viernes a las 12:30 en el Banco Chile Stage. Por primera vez el trap, que está muy de moda, tuvo un espacio en el festival. DrefQuila, a pesar de tener uno de los horarios más complicados, repletó el Lotus Stage.

Estaba soleado y la gente comenzaba a llegar. Ya a las 15 horas Francisca Valenzuela muy rockera, vestida de rojo y negro impecable, se lució. Al mismo tiempo en el Perry’s Stage by VTR, el brasileño Kevinho hizo bailar a sus seguidores.

A eso de las 16 el sonido de Los Tres sonó una vez como solo ellos saben hacerlo. A las 17 Snow Patrol tocó bajo un cielo despejado. Entre el público se encontraba la atleta chilena Natalia Duco, junto a unas amigas.

Mientras llegaban cada vez más espectadores. El público de Lolla aprovecha la instancia para lucir de la forma más original posible. “Me encanta es que creo que se genera una instancia donde uno se puede poner lo que quiera, como que sin importar estereotipos, ni que la gente vaya a pensar. Uno se produce, súper mina, siéndose bacán ¡eso me encanta!, ver a todos felices, cada uno con su onda, su estilo, así brígido, haciendo lo que quieran, sin importar lo que vayan a decir”, analizó la joven influencer Isabella Cuevas, (@de_isabella) que se encontraba junto a grupo de rostros de televisión en el VIP del Costanera Center.

Ya a las 18:00 hrs. Vicentico, Jorja Smith, Dj Raff y Los Pulentos sonaban al mismo tiempo en diferentes escenarios.  El punto alto de la jornada, a las 19:00 hrs. en el VTR Stage lo dio Greta Van Fleet, que nos recuerda a Led Zeppelin. “No los conocía, iba a ver principalmente a Lenny Kravitz y Los Tres, pero quería escuchar que tal eran ¡y me impresionaron! Encuentro que están a un nivel mundial que van a hacer historia. Las canciones, la puesta en escena, la voz, la guitarra, ¡toda!, sonaron increíble”, nos contó extasiado el actor de Pacto de Sangre, Hernán Contreras.

En ese momento la infaltable imaginación de los tuiteros volvieron tendencia Karol Lucero por su parecido físico a Joshua Josh Kiszka, el vocalista Greta. “Lo encuentro gracioso, tenemos la misma sonrisa”, se limitó a decir el panelista de Mucho Gusto, quien es un fanático de la experiencia Lolla.

Lenny Kravitz era uno de los platos fuertes del día viernes. Sin embargo se convirtió en uno de los puntos más bajos del Festival, en su historia en Chile. Por serios problemas de audio, el show tuvo 30 minutos de silencio. El público espero pacientemente.

Entre el público se encontraba la periodista Valeria Ortega: “Yo estaba en llamas con Lenny Kravitz y de repente como ‘¿what?, yo creo que ha sido un punto muy bajo sobre todo en Lollapalooza jamás había pasado. La única vez fue con The Strokes (2018) y fue la culpa de ellos. Siempre hay problemas de cualquier otra cosa, menos de audio”.

La ex chica reality Fer Figuero también estaba a la espera de Kravitz: “El spot del Costanera Center me salvó porque veía hasta arriba a Lenny Kravitz, estamos ahí sentados comiendo y mirando el show”.

El cierre lo dio el rapero del momento a nivel mundial Kendrick Lamar, que terminó como ya es un clásico con fuegos artificiales.

Segundo Día:

El sábado amaneció nublado, hacía frio, pero esto no fue impedimento para la fiesta continuara. A las 12:45 Zaturno & Sole, en el Bancho Chile Stage ya tenía un público gran público y muy dinámico.

Ziggy Marley, Aces Falsos, Tomasa del Rey e Isa Rojas, cada uno en su escenario, con estilos totalmente diferentes sonaban al unísono en distintos puntos del Parque O’higgins.

A las 16:30 Portugal the Man se repitió el plato tras su presentación en 2014. “No todos somos Chadwick” fue una, de las varias consignas políticas que tuvo su presentación. El fenómeno de Paloma Mami fue evidente a la hora de su show en el Lotus Stage. Estaba completamente repleto -LA HISTORIA ACÁ-.

Me quedé con las ganas de ver a la Paloma Mami. Había mucha gente y ni si quiera pude llegar cerca del escenario, no pude hacer nada”, reclamó Dani Urrizola, rostro de televisión. “Traté de ver a Paloma Mami, pero quedé muy atrás”, nos contó también el voz en off de Bienvenidos, Matías Vega.

Tras eso, en los escenarios más grandes. Los shows de los británicos de Years and Years e Interpol, hicieron vibrar al público.

El sonido del trap de Post Malone con una fanaticada mucho más juvenil, se tomó el escenario del Banco de Chile Stage por casi una hora y diez, aunque partió unos minutos tarde cantó 18 canciones, la mayoría sobre pistas con su propia voz. Aun así miles de personas vitoreaban y bailaban al ritmo del músico de 23 años.

El cierre estuvo a cargo de Twenty One Pilots. Banda experimental con tan sólo una década de historia. Con su segunda cita en Lolla Chile, bajo el frío y la lluvia tocaron por 90 minutos. Al mismo tiempo en el Perry, sonaba Steve Aoki.

Al Tercer día…

El domingo se notaba un poco más el cansancio entre los asistentes, pero no fue excusa para no continuar con el jolgorio, aunque sí tuvieron que cambiar sus looks para ocupar algo más abrigado. Los chilenos de Adelaida y Fiskales Ad-Hok fueron los primeros en abrir la última jornada.

Dentro de Lounge se tenía su propia fiesta. “Hoy día estoy esperando a Arctic Monkeys, así que me he pasado toda la tarde en el lounge de Heineken, porque tienen súper buena música, así que he estado todo el día ahí. En el mismo lugar se encontraba una estrella del calibre de Usain Bolt.

A las 15:00 hrs. Gepe tocó en el VTR Stage. Aprovechó la ocasión para hacerle un tributo a Margot Loyola.

Una de las sorpresas gratas fue el impecable show de Juanes. Cantó sus clásicos. Invitó a Charly Alberti (ex Soda Stereo) a tocar “cuando pase el temblo”. Uno de los momentos mágicos agradecido por los más melómanos.

Vale Ortega acompañada de su nuevo pololo gringo nos contó: “Hoy nos toca St. Vincent, Foals, Sam Smith, Arctic Monkeys, Macklemore, que son todos casi a la misma hora. Entonces estamos como ‘¿qué hacemos?’. Foals es una de mis bandas favoritas, incluso los he perseguido en distintos países, son enferma por Foals, me encanta”.

A las 18:00 hrs. los británicos de Foals con su sonido indie se tomaron en el escenario. En otro lugar, la cantante española Rosalia deleitaba al en el Acer Stage. El Perry Stage tenía una extensa fila de jóvenes, esperando ver a Don Diablo.

Finalmente Arctic Monkeys fueron los encargados de cerrar el festival. La explanada del Parque O’higgins se llenó. Con un show elegante, mucho más maduro Alex Turner repasó los clásicos y nuevos sencillos.  Al mismo tiempo sonaban el rapero estadounidense. Macklemore y el DJ y neerlandés Tiesto.