Ni radiografías ni lentes oscuros: qué usar para ver el eclipse de sol

El eclipse de sol que se verá en el centro del país el próximo martes 2 de julio atraerá la atención de miles de personas. Sin embargo, a la hora de observar ese fenómeno astronómico de relevancia, hay que tener en cuenta algunas recomendaciones para preservar la salud visual, lo que incluye erradicar creencias populares ampliamente difundidas pero absolutamente contraproducentes.

Resultado de imagen para tipos de lentes para ver eclipse solar

Un eclipse solar ocurre cuando la Luna bloquea cualquier parte del sol, ocultándola a nuestra vista. Así la brillante cara del astro queda cubierta gradualmente durante un eclipse parcial, que dura unas cuantas horas. Pero durante el breve período de un eclipse total, en el que la luna cubre por completo el sol (sólo por un par de minutos), la luz del día da paso a un cielo crepuscular. La atmósfera exterior del sol (conocida como la corona solar), aparece gradualmente y brilla como un halo alrededor de la luna que lo cubre.

Aunque es un fenómeno de inocultable belleza, exponer la vista sin protección puede causar severos daños. Pero no debe ser cualquier tipo de protección: únicamente sirven las lentes con filtro solar especialmente diseñadas para observar eclipses de sol, que deben cumplir las normas mundiales altamente específicas conocidas como ISO 12312-2.

Resultado de imagen para tipos de lentes para ver eclipse solar

«La luz del sol brillante no debería verse con una radiografía, ni un lente de sol convencional que se vende en ópticas o cualquier filtro artesanal; solamente con un lente especial que bloquee los rayos dañinos y esté diseñado para mirar eclipses», aseguró a MDZ la oftalmóloga María Laura Molina.

A su vez, señaló que «hay un solo momento del eclipse que puede verse directamente o con lentes convencionales: justo en el momento que el sol se oculta en formas total».

Resultado de imagen para tipos de lentes para ver eclipse solar

Exponer los ojos a los rayos solares, incluso con filtros inadecuados, podría causar daños permanentes en la visión: «Se producirían alteraciones permanentes en las células visuales, lo que se conoce como maculopatía, lo que derivaría en una pérdida permanente de una zona de la visión central», expresó Molina.